miércoles, 3 de diciembre de 2014

Selva Almada y Fernando Iwasaki. Cara a cara.

Selva Almada foto de Guillermo-Valdez
Fernando Iwasaki

Fernando Iwasaki presentó en el Festival Eñe a la autora Selva Almada. No la conocía y me gusto lo que allí contaron en este cara a cara.

Selva de Argentina y Fernando de Lima, presentan de este modo a algunos escritores latinoamericanos y la puesta en escena de los lugares donde escriben, o más bien de los lugares “literatos” que aparecen en la novelas.

De Argentina un lugar referente en el mundo la literatura es Buenos Aires, en cambio Selva se ha centrado  en ambientes rurales. Retomando su origines vitales sin buscarlo.

Expone así, o al menos lo entendí de este modo, que los espacios que aparecen en una novela son un sentimiento de búsqueda del autor para encontrar en la escritura lo que quieres contar y situar las historias.

“Selva Almada se desplaza en el mapa de la ficción: no es literatura urbana, no es literatura sobre jóvenes ni sobre marginales, tampoco sobre gente que se la pasa tomando merca. Es literatura de provincia, como la de Carson McCullers, por ejemplo. Regional frente a las culturas globales, pero no costumbrista. Justo al revés de mucha literatura urbana, que es costumbrista sin ser regional.” Beatriz Sarlo, Diario Perfil
Se mencionaron entre sus obras (aparte de los cuentos) sus novelas Chicas muertas. Crónica. Penguin Randon House (2014) y Ladrilleros, Novela. Lumen (2013), que si caen en mis manos las leeré por supuesto, porque los argumentos con personajes canallas que son reflejo de una sociedad oyéndoles hablar de ellas engancha. Y es que, al parecer, cincela actitudes machistas de la sociedad y se ve representada y reflejada en sus escritos.
Son argumentos con una escena centrar sobre la que se desarrolla la historia  y salieron nombre de autores influyentes en su literatura como Onetti.




También Fernando pudo encontrar puntos de unión para el debate a Roberto Bolaño y Muñoz Molina.


No hay comentarios:

Publicar un comentario