miércoles, 8 de abril de 2015

Margen de error



Este es el segundo caso de la comisaria Ruiz, es decir, la continuación de Verano enrojo entrada de la semana pasada. 

La sinopsis de la editorial dice:

Tras una larga convalecencia por las heridas sufridas en un duro cuerpo a cuerpo, la comisaria Ruiz ha vuelto. Lo hace el mismo día en que un hombre es hallado muerto entre los setos del Retiro. Es otoño en un Madrid enrarecido en el que las protestas de los indignados se mezclan con noticias de suicidios en una multinacional. El cadáver encontrado en el parque parece cuadrar en este grave asunto laboral y, sin embargo, algo no encaja. La joven comisaria se verá arrastrada más pronto de lo que debería a un combate entre lo que le dicta su instinto y su salud. Ella y el veterano periodista Luna quedarán atrapados en una batalla propia de una era de codicia y desigualdad.
Nos encontramos un mismo esquema poder y debilidad. Dos tramas principales; los secuestros exprés y los despidos empresariales.

La comisaria recuperándose de las secuelas del caso anterior se reincorpora oficiosamente, porque oficialmente tiene más dificultades. A pesar de la fortaleza impresa de su personaje tiene momentos vulnerables que te hacen sufrir con ella frente a los problemas. Pero es la heroína que demostró ser en la novela anterior y se crece capítulo a capítulo.

Tomas el informático pasa a la acción y nos traerá más de una sorpresa. Es precisamente él el que parece enfocar el caso uniendo la historia que sigue Luna como periodista ayudando a una amiga a la que han secuestrado a su hija, tratando el asunto de los secuestros rápidos y las mafias, y una serie de suicidios que es la vía de escape que tienen los ex empleados de una multinacional que pone en práctica despidos mediante estrategias sucias e inmorales.

 El esquema temporal de la novela está marcado y es original, vas siguiendo la vivencias del narrador con un personaje para luego retroceder en el tiempo con otro personaje y vivir lo que ya aconteció con el personaje anterior, por lo que en el mi caso me ha hecho estar atenta a la lectura desde el primer momento y engancharme

Pensando cuando hincarle el diente a la siguiente novela. Aunque al no utilizar a los mismos personajes que en estas dos novelas me quedaré con la incertidumbre de lo que les deparara en el futuro a Luna, Tomas, María, Carlos, etc. 


No hay comentarios:

Publicar un comentario